martes, 12 de septiembre de 2017

Marta y Marte

La historia que da pie a esta lámina tuvo lugar ayer, primer día de clase, con una alumna tímida que miraba con luz en los ojos cuando me dijo que quería ser astronauta.

Se trata de una práctica habitual que intento repetir todos los inicios de curso con los chavales de Primero ESO. Entro, me presento, los asusto un poco haciéndome el serio... y cuando he logrado captar su atención les pregunto a bocajarro (con voz profunda y mirada circunspecta):

¿Qué quieres ser en la vida?

Policias, abogados, actores... alumnos que no lo tienen claro, alumnos que desean el mismo oficio que sus padres... Y la pobre Marta, que casi le dio miedo decirlo en público: Marta quiere ser astronauta. 

Y como profesor suyo, es mi deber aportar mi granito de arena para que lo consiga, para que con el paso de los años madure, se mantenga en sus trece o cambie de opinión, pero logre situarse en el lugar que una niña rebosante de sueños y posibilidades, con todo el infinito dentro del bolsillo, la muchacha tímida acompañada de adversidades familiares y algún que otro problema de adaptación social, con ganas de escribir en una libreta cuadriculada, allí donde esa muchacha de 11 años debería estar.

Ojalá a Marta le vaya bien en la vida, ojalá sepa aprovechar las oportunidades, reconocer sus errores y crecer como persona. 

Ojalá algún día nos salude desde la superficie del Planeta Rojo.

LÁMINA EN ALTA RESOLUCIÓN AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario